¿Sos un «búho» o una «alondra»? la importancia de conocerte para ser mas productivo

A menudo sucede que una emprendedora me dice «Joy, yo no puedo levantarme temprano y arrancar con la energía a flor de piel por la mañana» claro, porque aún no descubrió su cronotipo. Si bien puede sonar muy técnico, es bastante sencillo de comprender. Las personas estamos diseñadas para que nuestro cuerpo pase por dos grandes fases: una primera, del día, dónde hay luz, movimiento, calor, alimentación y actividad física. Y la segunda, dónde existe el momento de descanso, oscuridad, frío, sueño.. el tema acá es que el inicio y fin de cada una de esas fases puede diferir en cada persona según su reloj interno.

Los ritmos circadianos 

Los ritmos circadianos son los cambios físicos, conductuales y mentales que tenemos durante las 24hs del día. Se regulan como si fuese un reloj interno que se activa con el despertar o con el momento de irnos a dormir. Ahora bien, ¿qué sucede cuando no coincide ese reloj interno con el comportamiento? los procesos celulares de nuestro cuerpo y la comunicación entre las neuronas tienen un quiebre. Y puede generar agotamiento, menor concentración, alteración del hambre, etc. Es por eso que nuestro rendimiento y productividad pueden sufrir alteraciones.

Cronotipos según el ritmo circadiano

El cronotipo es el tipo de ritmo circadiano de un individuo según su reloj biológico. Existen tres categorías de cronotipo:

  • tipo matutino (de la mañana),
  • tipo vespertino (de la tarde)
  • y tipo intermedio.

En función de nuestro cronotipo diferentes variables psicofisiológicas tienen picos en un momento del día u otro. Por eso vamos a descubrir, cuál es tu cronotipo ¿arrancamos?

Alondra: tipo matutino. La alondra es un ave que suele cantar por las mañanas y estar muy activa. También finaliza su día apenas comienza a oscurecer. Las características más comunes de las personas alondras son: iniciar su día temprano de manera fácil, desayunar bien al despertar y suele tener su máximo pico de energía antes del mediodía.

Búho: tipo vespertino. El búho es un ave nocturna que realiza sus tareas al comenzar la tarde, incluso por las mañanas no suele verse merodear. Las personas de este tipo suelen identificarse con: dificultad para despertarse muy temprano y la necesidad de hacerlo con un reloj despertador. Son personas que sin el despertador pueden dormir hasta el mediodía y desayunar más tarde de lo normal. Y su pico de energía se ve por la tarde – noche.

Colibrí: intermedio. Si no te terminas de identificar ni con una, ni con la otra, puede ser que seas un colibrí. La mayoría de la población se encuentra en esta categoría.

Según estudios realizados un 70% se consideran intermedios, frente a un 14% de alondras y un 16% de búhos.

Si queres conocerte más, podes realizar este cuestionario matutino-vespertirno (MEQ) que consta de 19 preguntas sobre a qué hora nos despertamos o acostamos, la energía y apetito recién levantados, y otros relacionados.

Si bien toda esta información puede ayudarte a mejorar tu productividad, ya que conocerte más colabora con tu concentración y energía, es importante que sepas que aún se está investigando sobre los efectos del rendimiento en las personas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscribite!

Suscribite!

Suscribite a esta lista para recibir regalitos, novedades y mucho más.

Gracias por suscribirte a la lista, me pone muy feliz seguir en contacto con vos!